Preguntas


preguntas-frecuentes-terapia

 

Dudas que pueden aparecer antes de decidir consultar a un psicólogo.

 fuente original: www.orientacioipscioterapia.com y Olga Martínez

 

 

La terapia es sólo para locos

Erróneamente se relaciona la terapia con enfermedad, es decir, como si ésta solo la necesitaran personas con un grave desajuste emocional o psicopatología. Todos tenemos aspectos de nuestro carácter que se pueden mejorar o bien, simplemente analizar y observar cómo somos. Ir a terapia no es para enfermos, es para personas que se encuentran en ese momento de su vida, interesadas en autoreconocerse.

La psicoterapia es demasiado costosa: en tiempo y dinero

Hacer terapia tiene un coste en tiempo, dinero y esfuerzo… no hacerla en ocasiones puede suponer consecuencias negativas en la salud, indeseada relación con los otros e insatisfacción con nosotros mismo. Lo más habitual es que la persona que invierte en sí misma y en la psicoterapia, amortice ese dinero en poner soluciones a sus dudas y movimiento a sus necesidades Se reconoce  observándose en sus avances y se siente más satisfecho.

Las terapias son caras; personalmente, trato de que sean lo más asequibles posibles para quién lo necesita. Mis tarifas están pensadas y adaptadas al momento económico en el que vivimos actualmente, tratando con ello que la psicoterapia sea un bien accesible a un mayor número de personas.

Por otro lado, los psicoterapeutas estamos en formación de manera continuada (cursos, masters, supervisiones, literatura…) todo ello para  poder ofrecer calidad y garantía a los pacientes y habitualmente tienen un coste elevado. Y también tenemos costes de alquiler de un despacho, gastos de mantenimiento, de publicidad, cuotas de autónomos, impuestos, etc. Además, no sólo trabajamos durante ese tiempo que estamos con el cliente, lo hacemos en nuestros despachos, consultando y planteando hipótesis de trabajo.

En relación a la duración de la terapia es muy relativo, va en función del caso, de la persona.  Existen, es cierto, terapias de muy larga duración como el psicoanálisis, pero también existen terapias breves en las cuales se pactan un número limitado de sesiones con el paciente para resolver un problema concreto. De todas formas, la mayoría de terapias que se utilizan actualmente suelen durar un promedio de 4-8 meses.

La gente es como es y no cambia nunca

Los cambios aparecen a partir del momento que la persona se reconoce honestamente, descubre sus habilidades y acepta sus dificultades. Empatiza y pone límites. Los cambios aparecen cuando se deja de luchar por cambiar y se vencen las resistencias guiadas por el ego. Es cuestión de buscar la cooperación de las partes resistentes que, por miedo, pereza, prejuicios, desinformación, etc. no quieren salirse de su “zona de comodidad”.

La psicoterapia no logra cambios

Puede pasar que una terapia no da resultados en un plazo de tiempo razonable, cabría buscar otras opciones: un cambio de estrategia por parte del terapeuta, o un cambio de terapeuta. De todas formas, que una terapia determinada no haya dado resultados en un paciente determinado, no implica que la terapia en sí sea ineficaz.

La psicoterapia por sí sola no logra cambios. Es importante señalar lo que la terapia NO HACE:

  1. cambiar a personas del entorno del cliente.
  2. cambiar el entorno: trabajo, vivienda…
  3. alcanzar cambios “instantáneos”: estamos en la cultura de la prisa y, a veces, no nos damos tiempo a observar.
  4. cambiar a una persona que no quiera realmente cambiar, es decir, que no colabore mínimamente.

¿Cómo sé que un terapeuta determinado me podrá ayudar? ¿Qué garantías tengo si no le conozco?

Es conveniente, antes de comenzar una terapia, reunir una información mínima sobre el terapeuta en cuanto a su experiencia profesional, formación, etc. y, a ser posible, tener una entrevista previa para conocerle y resolver dudas que tengamos, etc. Aparte de eso, la mejor garantía es ir valorando sobre la marcha el progreso personal en la terapia, ver si realmente nos parece que vamos en camino de resolver nuestros conflictos o no.

En caso de dudas es importante hablar claramente con el terapeuta. De no ser así, y sobre todo una vez empezada la terapia, la relación puede deteriorarse, y lo más importante, el proceso puede estancarse, empobrecerse.

¿No hay cosas que es mejor no remover y olvidar?

Hay quien piensa que es mejor dejar los malos recuerdos en el pasado. Creer que la vía para superar un trauma o problema del pasado es olvidarse de que existe, no es la forma más sana. Los temas no tratados del pasado son traicioneros y aparecen en nuestras vidas en diferentes formas: dolor, tristeza sin motivo aparente, apatía, irascibilidad, peleas, enfermedades …

Algunos de los traumas que hemos sufrido se han producido en épocas de nuestra vida en las que no teníamos suficiente capacidad para asimilarlos, para digerirlos intelectual y emocionalmente. Volverlos a sacar y a valorar a la luz de nuestros recursos, de nuestras vivencias actuales y con ayuda de otra persona, nos causa dolor, es cierto, pero también nos da la oportunidad de elaborarlos y conceptualizarlos de otra forma más sana. De esta forma, podemos conseguir además de quitarnos un peso de encima, vivir de forma más libre, sin la influencia negativa de esas situaciones sin resolver (por ejemplo culpa, etc.).

¿Cómo puedo saber si mi hijo presenta algún síntoma? ¿Cómo sé si he de pedir ayuda a un psicólogo?

Lo mejor en todo caso siempre es prevenir y aumentar las habilidades e inteligencia emocional para poder afrontar las situaciones futuras.

Si tenemos dudas es porque posiblemente hay momentos en los que nos sentimos perdidos ante la situación actual. Primero de todo por tranquilidad, igual que vamos al médico de cabecera y le comentamos nuestras dolencias, el psicólogo valorará el grado de desadaptación de las conductas propuestas, por ejemplo, mediante test y propondrá las mejoras que pueden llegarse a conseguir.

¿En qué consiste un proceso de EVALUACIÓN INFANTIL O EN ADOLESCENTES?

Antes de iniciar una terapia es necesario tener información evolutiva y actual de la situación, por lo tanto, en la primera visita se realizará una entrevista con los padres o adolescente para recoger toda la información que sea precisa para conceptualizar la situación actual.

Después, se realizaría una evaluación a través del juego, observación clínica y también psicométrica (test). Para determinar qué factores pueden estar influyendo en la situación actual, marcar objetivos de tratamiento y tener medidas de evaluación del tratamiento a aplicar.

¿En qué consiste la terapia psicológica con niños?

La terapia psicológica con niños consiste en crear un ambiente de confianza, en el que a través del juego y del lenguaje dotar de estrategias de afrontamiento y aumentar la confianza en sí mismo.

Los niños se relacionan a través del juego, y a través del juego, proyectan todo su mundo interno expresando sus emociones (miedo, rabia, frustración…) y maneras de afrontarlos.

Creo que mi hijo adolescente tiene un problema ¿Cómo lo hago para que consulte un especialista?

Muchas veces los adolescentes piensan que ir al psicólogo es sinónimo de estar loco. Lo principal es explicarles que básicamente es conocerse más a sí mismo y aumentar su inteligencia emocional. Si hay problemáticas en casa o en el colegio, seguramente él no se siente bien con esa situación y le gustaría que algo cambiara. El estar enfado, la rabia no nos hace sentirnos bien. Cómo padres hemos de buscar esos aspectos en los que él no se siente bien, y comunicarle que la intención es comprenderle mejor, hacer lo posible para que el ambiente esté más tranquilo, y que el proceso está implicado tanto él como la familia.

Si al final, él no quiere visitarse no te preocupes podemos trabajar contigo y darte estrategias de manejo de las situaciones.


468 ad